Vuelo de prueba

Tres bandas | 33 cajones | Alargamiento 4,4 | Peso: 1,65 kg - Talla 12 (EN/LTF D)

BANTAM - Made for para-mountaineers.

Pequeña, compacta y dinámica, la BANTAM es la minvela perfecta para los alpinistas que prefieran descender volando deprisa en lugar de tener que hacerlo a pie. Con apenas 1,65 kilos (talla 12), la BANTAM es la vela ligera homologada más ligera del mercado entre las que no son monocapa (a fecha de octubre de 2019).

Una pequeña rebelde en su categoría de peso. Con un peso de apenas 1,65 kg (talla 12), su pequeño bulto puede llevarse en una mochila normal de senderismo y ofrece un potencial de disfrute enorme. Su excelente planeo quedó demostrado en la Dolomitenmann 2019, cuando Chrigel Maurer y su equipo ganaron la clasificación general. Si prefieres algo menos dinámico o tienes un peso al despegue más alto, la compañera ideal para tus aventuras de para-alpinismo será la BANTAM 14. Nuestro arnés MONTIS de 320 gramos (talla M) es la combinación perfecta para la BANTAM. En la talla 12, la vela y el arnés juntos pesan tan sólo 2000 gramos.

Deja volar a tu ambición... Asciendes un gran pico y ¿vas a bajar a pie? ¿Por qué no optar por hacer unos cuantos toneles camino del valle? Si eso es lo tuyo y llevas la BANTAM en tu mochila, a partir de ahora podrás vivir las montañas de manera más intensa. Su bajo alargamiento y cortísimo suspentaje hacen más simple el despegue, y el mando más directo. La BANTAM es rápida incluso a velocidad de calado, y su aumento de velocidad acelerada a tope es impresionante. A pesar de ello, su estabilidad en aire turbulento sigue siendo notablemente alta. Incluso si no compites en la Dolomitenmann, Rise & Fall, etc., la BANTAM puede ayudarte a realizar tus mejores vuelos de hike & fly. Y lo mejor de todo es que, en comparación a velas monocapa, su restitución al aterrizar le aporta a la BANTAM una ventaja especial. Esto te da una reserva de seguridad en condiciones de aterrizaje adversas.

Por profesionales para profesionales. La BANTAM ha sido optimizada en peso en donde ha sido posible, pero sin descuidar ningún detalle técnico. Lleva mini costillas extra cortas y una cinta vectorial en el extradós. Tiene una altura de suspentaje de tan sólo 4 metros (talla 12), que es una cifra óptima en una vela de esta clase, con lo que puede extenderse bien por pequeña que sea la superficie del despegue. En la geometría de los frenos nos centramos en lograr un mando preciso y un comportamiento óptimo en el redondeo al frenar a tope para aterrizar. Esto ayuda por supuesto en el aterrizaje, pero también durante el despegue, porque la vela genera mucha sustentación con algo de freno y despega incluso a baja velocidad. Y una vez en el aire, ofrece una velocidad impresionante. El recorrido del freno es muy largo y su velocidad máxima es correspondientemente alta.

Pilotos a los que va dirigida

La BANTAM (EN/LTF D) no es apropiada para principiantes o enseñanza, y está dirigida a pilotos con experiencia que quieran moverse con el menor peso posible durante salidas de hike & fly, carreras de montaña, vuelo vivac o competiciones. Volada con una carga alar alta, tiene un mando muy directo y características de vuelo dinámicas que permiten maniobras como los toneles. Eso sí, en situaciones extremas, la BANTAM requiere gestos precisos y una intervención activa por parte del piloto. Si no estás seguro de si una vela EN D es adecuada para ti, puedes pedir consejo a tu escuela de vuelo o a tu distribuidor NOVA.

Corta y compacta

Tejido de un peso optimizado. En todas nuestras velas empleamos únicamente tejidos de la mayor calidad, y no sólo probamos su durabilidad (porosidad o resistencia al rasgado reducida debida a exposición a los UV o al desgaste), sino también su robustez mecánica, por ejemplo al estiramiento. Para controlar la calidad, durante la fabricación en serie tomamos muestras regularmente. La BANTAM está hecha con el tejido más ligero que hay actualmente en el mercado. También se caracteriza por su pequeño volumen y su elevada resistencia a los UV.

Mini Costillas.  Las mini costillas aumentan el número de cajones en la parte trasera de la vela y por lo tanto proporcionan un borde de fuga más aerodinámico. Las mini costillas de la BANTAM son particularmente cortas, otro detalle para mantener la vela lo más ligera posible.

Cinta vectorial en el extradós. Esta cinta reduce las arrugas que se forman al frenar. Esto mejora notablemente el mando y hace que la vela ascienda mejor. En la BANTAM, esta cinta vectorial se sitúa justo por delante de las mini costillas, las cuales son lo más cortas posibles para optimizar el peso.

Bandas ligeras. Las bandas ligeras son ergonómicas y, al igual que la propia vela, están diseñadas para ahorrar peso. Un par de bandas pesa apenas 160 gramos.

Tees de anclaje. Gracias a unos pequeños bucles y unos palitos de madera (parecidos a los tees de golf), la vela puede fijarse con seguridad para el despegue en terrenos muy inclinados y resbaladizos, como por ejemplo sobre nieve. Esto evita que la vela se deslice hacia abajo cuando se extiende. Cuando se infle, los tees se desclavarán solos. En el manual pueden verse las instrucciones detalladas sobre cómo usar los tees.

Comentario de Chrigel Maurer

"Para mí, la BANTAM está estableciendo una nueva referencia en este tipo de de velas, pues planea mejor y tiene una velocidad máxima claramente más alta. El mando es más sencillo y me siento cómodo con ella, y eso significa que puedo usar todas las prestaciones que atesora."

The BANTAM experience

Especificaciones

  10 12 14
Número de cajones 33
Envergadura proyectada 5,8 6,3 6,9
Superficie proyectada 10,2 12 14
Alargamiento proyectado 3,3
Envergadura real 7,3 7,9 8,5
Superficie real 12 14 16,6
Alargamiento real 4,4
Diámetros cordinos 1 / 1,4 / 1,85
Longitud suspentaje 3,55 3,95 4,49
Metros totales de suspentaje 156 173 190
Cuerda máxima 2 2,2 2,34
Cuerda mínima 0,9 1 1,1
Peso 1,5 1,65 1,8
Peso total en vuelo recomendado - 65-90 55-100
Homologación (EN/LTF) - D D

Materiales

Servicio

Colores

Peacock

Customise your wing

Este modelo en 3D te ayudará a ver el aspecto aproximado que tendrá una vela con los colores personalizados. Pero, por favor, ten en cuenta que los colores reales pueden variar respecto a los del modelo 3D. Para cualquier consulta, por favor ponte en contacto con tu distribuidor de NOVA o envíanos un correo electrónico directamente a vasb@abin.rh.

Entregado con la vela

FAQ

  • Evitar los rayos UV, es decir, minimizar la exposición de la vela al sol.
  • Guardar la vela poco apretada, seca y en un lugar oscuro.
  • Nunca guardarla húmeda.
  • No arrastrarla por el suelo (en especial el borde de ataque y las varillas).
  • Evitar arena y polvo.
  • Nunca limpiarla con un cepillo duro o productos químicos.
  • Si está sucia, limpiarla con una esponja húmeda y abundante agua.

La mejor persona con la que ponerse en contacto es tu distribuidor oficial de NOVA. Si en tu país no hay escuelas de parapente, ponte en contacto con el importador de NOVA. Aquí puedes encontrar una lista de nuestros representantes y nuestra red de distribución. Si tienes preguntas concretas, no dudes en ponerte directamente en contacto con nosotros.

Durante los primeros vuelos los cordinos se ven sometidos por primera vez a carga. Esa carga da lugar a que se produzca en los mismos un poco de estiramiento y encogimiento, los cuales no tienen que ver ni con el fabricante de los cordinos ni con la calidad de fabricación. En la fábrica, todas las velas de Nova se dejan ajustadas con unas tolerancias muy bajas. Para ajustar ese estiramiento o acortamiento, recomendamos que se lleve la vela a un NTT (Nova Trim Tunning) tras los diez o veinte primeros vuelos. Y en cualquier caso, al cabo de un año como máximo. Por lo general, la longitud de los cordinos se mantiene constante tras las 10 o 20 primeras horas de vuelo.  Para aprovechar al máximo el NTT, Nova anima a todos los pilotos a que hagan comprobar sus velas tras diez o veinte horas de vuelo.

El tejido muy ligero es un poco más susceptible de dañarse que un tejido de parapente más grueso. Debe evitarse someterlo a esfuerzos mecánicos innecesarios (arrastrar la vela por el suelo, hacer con ella campa de manera intensiva) así  como a una exposición innecesaria a los rayos UV. En general, las velas deben plegarse siempre cuando estén secas, y guardarse poco comprimidas en su funda. Todas las velas de NOVA, sean ligeras o normales, están cubiertas por nuestra garantía integral.

Cuanto más alta la carga alar, más dinámica se vuelve la vela. Esto significa que la vela responderá de manera rápida y enérgica a cualquier gesto.  Esto puede aprovecharse de manera deliberada, por ejemplo, para maniobras como los toneles. Sin embargo, precisamente por esta razón, las velas con una carga alar muy alta no son apropiadas para principiantes. Si la carga alar es baja, la vela reacciona a los gestos más lentamente y de manera menos dinámica. Las mejores sensaciones en vuelo se logran volando con una carga alar adecuada para el peso al despegue del piloto, como se muestra en el rango de pesos de cada talla, el cual se especifica en la homologación.

 

Recomendamos extender la vela en la forma de arco normal, asegurándose de que el borde de ataque esté abierto y el suspentaje bien ordenado. Cuando se despegue en terreno irregular, también vale la pena verificar que no haya raíces o nada en lo que se puedan enganchar los cordinos o la vela al inflarla, y que no haya obstáculos en los que se pueda tropezar durante la carrera de despegue.

La reglamentación legal sobre los sitios desde los que puede despegarse son diferentes en cada país. En Alemania, por ejemplo, únicamente puede hacerse de despegues oficiales; en Austria puedes despegar de cualquier lugar desde el que permita el propietario del terreno (no asumimos responsabilidad sobre la exactitud de esta información). Como regla, en reservas naturales no se permiten ni despegues ni aterrizajes. Por favor, familiarízate con las leyes de tu país, presta atención a las zonas en las que no se permite volar así como a las notificaciones de los clubes locales, y ten siempre en cuenta la naturaleza y a las personas. De ese modo, podremos disfrutar de este maravilloso deporte durante muchos años.

Los tees (son como los palitos que se clavan en el suelo para apoyar la bola de golf antes del primer golpe) pueden fijarse en los bucles provistos para el efecto en el extradós de la vela (las instrucciones exactas pueden encontrarse en el manual de la vela). Si se usan correctamente, esos tees se desprenderán del suelo o de la nieve cuando se levante la vela para despegar y se quedarán sujetos en sus cintas durante el vuelo, por lo que no se perderán. Pero si se pierde alguno, no pasa nada, pues nuestros tees son de madera y por lo tanto biodegradables. Es muy importante quitarlos de la vela antes de plegarla, para evitar dañarla.

Si no estás seguro de qué categoría de vela deberías volar, es que tienes poca experiencia, y deberás ir subiendo lentamente de una categoría de velas a la siguiente. A fin de cuentas, los mejores vuelos los harás con un parapente con el que te sientas cómodo. También debes evitar pasar por las experiencias negativas que seguramente te ocurrirían si volaras un parapente que exija tener un nivel del que tu carezcas. La manera segura de progresar es obtener asesoramiento personal por parte de tu instructor o distribuidor NOVA, y plantearte seguir recibiendo formación a través de tu club o del Skyperformance Center.

En lo que respecta a la BANTAM, evaluarla comparándola con velas clásicas de categoría EN D (es decir, velas pensadas para volar distancia) sólo tiene un valor limitado. En primer lugar, la BANTAM tiene un alargamiento mucho menor, y en segundo lugar se vuela con una carga alar mucho más alta que una vela EN D normal. Las exigencias para el piloto de estos dos diseños de vela tan alejados difieren de manera considerable:
la BANTAM es muy fácil de despegar y aterrizar. Con viento nulo, tienes que correr más deprisa que con una vela más grande. También reacciona a los gestos de pilotaje de manera muy limpia y rápida, lo que por su parte implica que debido a la mayor velocidad y a su muy alta tasa de caída en giros, exige volarla con mayor cautela. Del mismo modo que no deberías pasar de inmediato de una vela de bajo alargamiento a otra de un alargamiento muy alto, desaconsejamos duplicar la carga alar de una vela a otra. Si únicamente has volado parapentes con una superficie proyectada de más de 20 metros cuadrados, podrías verte confundido y abrumado con la BANTAM.